¿Qué es un ERTE?

¿Has oído hablar del término ERTE pero no tienes idea de qué significa? No te preocupes, ¡estás en el lugar indicado! Un ERTE es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, una medida que se utiliza en España para hacer frente a situaciones de crisis empresarial, como la actual pandemia. En este artículo, te explicaremos en detalle qué es un ERTE, cómo afecta a los trabajadores y cuáles son las condiciones y los derechos que los protegen.

¿Qué es un ERTE?

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, también conocido como ERTE, es una herramienta legal en España que permite a las empresas suspender o reducir temporalmente la actividad laboral de sus empleados debido a circunstancias externas. Esta medida puede ser tomada por las empresas en caso de crisis económicas, cierre temporal del negocio, problemas de producción, entre otras razones.

¿Cómo funciona?

Un ERTE requiere la autorización del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y debe tener una duración determinada. Durante el periodo del ERTE, los trabajadores pueden beneficiarse de una prestación por desempleo y la empresa puede reducir los costes laborales.

Para entender mejor cómo funciona un ERTE, a continuación, detallamos algunos aspectos fundamentales de este instrumento que es de gran utilidad para las empresas y los trabajadores.

1. Procedimiento de solicitud de un ERTE

En primer lugar, la empresa debe iniciar la solicitud de un ERTE ante la autoridad laboral competente en el ámbito de su comunidad autónoma. La empresa debe recoger toda la documentación necesaria para sustentar su solicitud, según los casos, la empresa debe cumplir con las obligaciones y procedimientos que establece la normativa. Una vez obtenida la autorización del SEPE, la empresa debe comunicar a sus empleados la finalidad y duración del ERTE.

Si después de la autorización del ERTE, la empresa decide modificar los términos de la regulación temporal de empleo, cambiar el número de trabajadores afectados o la duración, debe solicitar una nueva autorización y cumplir con los trámites correspondientes.

A continuación, se describen los pasos que debe seguir una empresa para solicitar un ERTE:

1.1. Fase previa de negociación

La empresa debe intentar llegar a un acuerdo con los trabajadores afectados o con los representantes de los trabajadores, antes de solicitar el ERTE. Este acuerdo puede ser sobre las condiciones que aplicará la empresa para el ERTE, como, por ejemplo, la duración, los criterios para seleccionar a los trabajadores afectados y el plan que seguirá la empresa para la reincorporación después del ERTE.

En la fase previa de negociación, la empresa debe comunicar su intención de solicitar la regulación temporal de empleo a los trabajadores afectados o a sus representantes. Este aviso debe estar motivado y debidamente justificado, ya que la empresa puede ser sancionada si no sigue correctamente este proceso.

1.2. Solicitud del ERTE

La solicitud se presenta en nombre de la empresa. La documentación deberá ir firmada por el representante legal de la empresa. Los trámites a seguir serán distintos en función de si el ERTE afecta a toda la plantilla o a una parte. Estos trámites incluyen la justificación de las causas del expediente, el plan de actuación y la propuesta de medidas alternativas.

Entre la documentación necesaria, se incluye el certificado de representatividad empresarial y los documentos que acrediten la existencia de circunstancias económicas, técnicas, organizativas o productivas que motivan la regulación temporal de empleo.

1.3. Resolución del ERTE

Una vez presentada la solicitud, el SEPE comprobará que se han cumplido todos los requisitos necesarios. Si se considera que están justificadas las causas de la solicitud, se emitirá una resolución en un plazo de cinco días hábiles, desde la fecha en que se haya presentado la solicitud.

En otro caso, se otorgará un plazo de diez días para que la empresa pueda aportar más documentación o realizar alguna acción que mejore la justificación de las causas del ERTE. Si la empresa no cumple con estas exigencias, se rechazará la petición.

1.4. Publicación del ERTE

La resolución del ERTE debe ser publicada en el BOE (Boletín Oficial del Estado) y en los tablones de anuncios de la empresa afectada. Además, se debe de hacer la correspondiente notificación a los representantes de los trabajadores.

2. Causas para solicitar un ERTE

Los motivos para solicitar un ERTE pueden ser diversos, pero principalmente son los siguientes:

2.1. Causas económicas

La crisis económica, la falta de liquidez o reducción de ventas son algunas de las causas económicas más comunes que suelen motivar la solicitud de un ERTE.

En el caso de las empresas no esenciales, el periodo de confinamiento durante la pandemia del Covid-19 ha sido una circunstancia excepcional que ha motivado la tramitación de numerosos ERTES.

2.2. Causas técnicas

Por ejemplo, en el caso de una empresa de producción, la implementación de una maquinaria nueva puede generar problemas técnicos que impidan la producción durante un tiempo determinado.

2.3. Causas organizativas

Un cambio en la organización de la empresa, como la reestructuración de los departamentos o la fusión con otra empresa, puede generar un impacto en la plantilla y justificar la solicitud de un ERTE.

2.4. Causas productivas o de mercado

La caída en la demanda del mercado o la pérdida de un cliente importante también son causas que motiva a la solicitud de un ERTE.

3. Duración y efectos del ERTE

Una vez autorizado el ERTE, se establece una duración temporal para la regulación de empleo. La duración de un ERTE puede ser muy variada, aunque en general no suele superar los seis meses. Si después de transcurrido este plazo, persisten las causas económicas, técnicas, organizativas o productivas que motivaron el ERE podrán prorrogarse.

En cuanto a los efectos del ERTE, el trabajador puede acceder a la prestación por desempleo mientras dure la regulación temporal de empleo. La empresa debe seguir cotizando por el trabajador afectado durante el periodo de la regulación temporal de empleo. Asimismo, la empresa debe garantizar el derecho de reincorporación de los trabajadores afectados una vez finalizado el ERTE.

Conclusión

Un expediente de regulación temporal de empleo o ERTE es una medida legal que permite a las empresas suspender o reducir temporalmente la actividad laboral de sus empleados debido a circunstancias externas. A pesar de que su tramitación puede resultar compleja, el ERTE puede ser una buena solución para las empresas y trabajadores en situaciones de crisis económicas o de mercado, siempre y cuando se cumplan con los requisitos y obligaciones que establece la normativa.

Comprender qué es la biología celular es fundamental para entender el funcionamiento de los sistemas biológicos de los seres vivos.

¿Qué es un ERTE?

Un Expediente de Regulación Temporal del Empleo (ERTE) es una medida temporal de suspensión o reducción de contratos laborales en una empresa. En España, estos procedimientos son regulados por el Gobierno a través del Ministerio de Trabajo y Economía Social y son implementados en situaciones de crisis económicas, emergencias sanitarias o causas de fuerza mayor que afectan gravemente a la actividad empresarial.

En medio de la pandemia del COVID-19, por ejemplo, muchas empresas se han visto afectadas por la caída del consumo, la restricción de la movilidad y los riesgos de contagio en el trabajo. Para sostener la actividad y evitar el cierre definitivo, estas compañías pueden optar por un ERTE como alternativa a los despidos. En este artículo, explicaremos a detalle qué es un ERTE y cuáles son los requisitos para aplicarlo.

¿Cuáles son los requisitos para aplicar un ERTE?

Para solicitar un ERTE, la empresa debe cumplir con ciertos requisitos relacionados con su situación económica o fuerza mayor. Estos requisitos son los siguientes:

Requisito Descripción
Situación económica negativa La empresa debe demostrar que su situación económica ha empeorado de forma significativa en un plazo corto de tiempo, ya sea por motivos de producción, ventas, suministro, desarrollo tecnológico u otros; y que dicha situación hace imposible continuar con su actividad normal.
Fuerza mayor La empresa puede aplicar un ERTE en caso de que se produzcan circunstancias extraordinarias e imprevisibles que impidan el normal desarrollo de su actividad, como fenómenos naturales, incendios, inundaciones, pandemias, actos de terrorismo, entre otros.
Negociación con representantes de trabajadores La empresa debe negociar con los representantes de los trabajadores (comités de empresa, delegados sindicales o trabajadores en ausencia de estos) las condiciones del ERTE antes de su implementación.

Situación económica negativa

Para que la empresa pueda demostrar una situación económica negativa que justifique un ERTE ante las autoridades competentes, es necesario que recopile y presente una serie de pruebas. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Estados financieros y contables de la empresa en los últimos dos años.
  • Facturación, producción, ventas y cualquier otro indicador económico que pueda demostrar la evolución de la actividad empresarial en el último año.
  • Contratos y facturas con proveedores y clientes que avalen la caída de la actividad.
  • Declaraciones tributarias y de cotización a la Seguridad Social que puedan demostrar una disminución significativa de ingresos y un aumento de costes.
  • Un informe técnico-jurídico que detalle las causas, el alcance y las medidas que se han tomado para evitar la situación de la empresa.

Es importante que la empresa presente estos documentos de forma clara y concisa. La autoridad laboral debe poder comprobar que los datos presentados justifican la adopción de una medida como el ERTE. Además, la empresa debe demostrar que ha tomado medidas previas para evitar el ERTE, como ajustes en los procesos productivos o de venta, negociaciones con proveedores o clientes, ajustes salariales, entre otros.

Fuerza mayor

La fuerza mayor es una causa que exime a la empresa de responsabilidades por su incapacidad para mantener el empleo de sus trabajadores. Sin embargo, no cualquier evento puede ser considerado como causante de una fuerza mayor. La autoridad laboral evalúa cada caso particular y debe comprobar que se cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que el evento sea imprevisible o inesperado.
  2. Que el evento sea ajeno a la voluntad de la empresa, es decir, que esta no haya podido preverlo ni evitarlo.
  3. Que el evento tenga consecuencias directas en la actividad laboral de la empresa, como la restricción del suministro, la imposibilidad de prestar el servicio o la disminución de la demanda.

Algunos ejemplos de eventos que pueden ser considerados fuerza mayor son:

  • Terremotos o tsunamis que afecten a la sede o al centro de producción de la empresa.
  • Catástrofes naturales que imposibiliten la libre circulación de bienes y servicios, como una pandemia.
  • Conflictos bélicos que afecten a las relaciones comerciales o al suministro de energía y materias primas.

En cualquier caso, la empresa debe recopilar pruebas de que el evento acaecido ha impactado directamente en su actividad y que ha intentado tomar medidas para evitar el ERTE.

Conclusiones

El ERTE es una medida temporal que permite suspender o reducir los contratos laborales en una empresa por causas económicas o de fuerza mayor. Para aplicarlo, la empresa debe demostrar su situación económica negativa y negociar con los representantes de los trabajadores antes de su implementación. En caso de fuerza mayor, la empresa puede solicitar un ERTE si cumple con los requisitos legales y presenta pruebas de que ha intentado tomar medidas previas para evitar el ERTE. La autoridad laboral evalúa cada caso particular y decide si se concede o no el ERTE.

Si estás buscando una manera de aumentar tus ingresos, Google Ads es una excelente opción. Descubre cómo funciona.

Vídeo Relacionado: ¿Qué es un ERTE?