¿Qué es la pelvis?

¿Qué es la pelvis? Es una estructura ósea en forma de tazón que sostiene el peso de la columna vertebral y se conecta con las piernas a través de las caderas. A pesar de ser una parte fundamental de nuestro cuerpo, muchas personas desconocen su verdadera importancia y función. En este artículo vamos a explorar en detalle todo lo que necesitas saber sobre la pelvis, desde su anatomía y fisiología hasta los problemas más comunes que pueden afectarla y cómo prevenirlos. ¡Acompáñanos en este fascinante recorrido por una de las partes más esenciales de tu organismo!

¿Qué es la pelvis?

La pelvis es una parte importante del cuerpo humano, ya que es la zona en la que se fusionan las extremidades inferiores con el tronco. Se trata de una estructura ósea en forma de embudo que está formada por seis huesos diferentes, los cuales se unen entre sí a través de diversas articulaciones para crear una unidad sólida y resistente. Además de servir como punto de unión entre el tronco y las extremidades, la pelvis también cumple diversas funciones internas, como proteger los órganos reproductivos y el tracto urinario, y mantener el equilibrio de la estructura ósea del cuerpo humano.

¿Cuáles son los huesos que forman la pelvis?

La pelvis está formada por seis huesos diferentes que se fusionan entre sí para crear una estructura ósea sólida y resistente. Estos huesos son los siguientes:

  1. El hueso sacro: se encuentra en la parte posterior de la pelvis y se une a los huesos ilíacos a través de las articulaciones sacroiliacas.
  2. Los huesos ilíacos: se encuentran en la parte lateral de la pelvis y se unen en la línea media anterior a través de la sínfisis del pubis.
  3. El hueso coxis: se encuentra en la parte posterior de la pelvis y se extiende hacia abajo desde el hueso sacro.

Estos huesos se unen entre sí a través de diversas articulaciones, como las articulaciones sacroiliacas, la sínfisis del pubis y las articulaciones intercoccígeas, para crear una estructura ósea sólida y resistente que soporta el peso del cuerpo y protege los órganos internos.

¿Cuáles son las funciones de la pelvis?

La pelvis tiene varias funciones importantes en el cuerpo humano, algunas de las cuales son las siguientes:

  • Unir el tronco con las extremidades inferiores: la pelvis es la zona en la que se fusionan las extremidades inferiores con el tronco, lo que permite a las personas caminar, correr y realizar otras actividades físicas que requieren el uso de las piernas y la cadera.
  • Proteger los órganos internos: la pelvis protege los órganos reproductivos, el tracto urinario y otras estructuras internas de posibles daños o lesiones.
  • Mantener el equilibrio del cuerpo: la pelvis es una parte importante del sistema esquelético del cuerpo humano y juega un papel clave en mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo mientras se realiza cualquier actividad física.
  • Facilitar el parto: la pelvis femenina es más ancha que la pelvis masculina para facilitar el parto y permitir que el bebé pase a través del canal de parto sin problemas.

En resumen, la pelvis es una parte esencial del cuerpo humano que cumple varias funciones importantes, desde unir el tronco con las extremidades inferiores hasta proteger los órganos internos y mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo.

¿Cómo se puede cuidar la pelvis?

Dado que la pelvis es una parte esencial del cuerpo humano, es importante cuidarla y protegerla para mantener la salud y el bienestar a largo plazo. Algunas formas en que se puede cuidar la pelvis son las siguientes:

  • Mantener una buena postura: adoptar una postura correcta y erguida puede ayudar a reducir la tensión y el estrés en la pelvis y otras partes del cuerpo.
  • Fortalecer los músculos: realizar ejercicios de fortalecimiento muscular, como sentadillas, estocadas y ejercicios de pelvis, puede ayudar a fortalecer los músculos de la zona de la pelvis y prevenir lesiones y dolores.
  • Elegir calzado adecuado: es importante utilizar zapatos cómodos y bien ajustados para mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo y reducir la tensión y la sobrecarga en la pelvis y otras partes del cuerpo.
  • Realizar estiramientos: estirar los músculos de la pelvis y la cadera después de hacer ejercicio o estar sentado durante largos períodos puede ayudar a prevenir la rigidez y los dolores musculares.
  • Consultar a un profesional de la salud: si se experimenta dolor o molestias en la zona de la pelvis, es importante acudir a un profesional de la salud para recibir tratamiento y asegurarse de que la pelvis se encuentra en buen estado de salud.

En definitiva, cuidar la pelvis es una parte importante del cuidado general del cuerpo humano y puede ayudar a prevenir lesiones, dolores y otros problemas de salud a largo plazo.

Si está buscando una forma de aumentar la visibilidad de su negocio en línea, debería considerar utilizar Google Ads.

Qué es la pelvis

La pelvis es la estructura ósea que se encuentra en la parte inferior del torso y que forma la base de la columna vertebral. Se compone de tres huesos principales: el cóccix, el sacro y la pelvis propiamente dicha. Las mujeres tienen una pelvis más amplia y redondeada que los hombres para permitir el paso del feto durante el parto. La pelvis es crucial para la estabilidad y la movilidad del cuerpo, y cumple varias funciones importantes en el cuerpo humano.

Funciones de la pelvis

La pelvis cumple varias funciones importantes en nuestro cuerpo, entre las que se encuentran:

  • Proteger los órganos reproductivos: La pelvis protege los órganos reproductivos, el útero, los ovarios, la vejiga y el recto.
  • Soportar el peso del cuerpo: La pelvis soporta el peso del cuerpo y conecta la columna vertebral con las extremidades inferiores. La forma de la pelvis y la disposición de los huesos y las articulaciones son determinantes en la postura y la estabilidad del cuerpo.
  • Ayudar en el movimiento: La pelvis es necesaria para muchos movimientos del cuerpo, como caminar, correr, saltar, levantar, agacharse y sentarse. Los músculos que se insertan en la pelvis son importantes para la coordinación y el equilibrio durante la actividad física.

Estructura de la pelvis

La pelvis se compone de tres huesos principales: el cóccix, el sacro y la pelvis propiamente dicha. La pelvis propiamente dicha se compone de cuatro huesos: el ilion, el isquion, el pubis y el hueso sacro. Estos huesos se unen de diferentes maneras y forman tres articulaciones principales: la articulación sacroilíaca, la sínfisis púbica y las articulaciones coxofemorales. La forma y la disposición de los huesos y las articulaciones son determinantes en la postura y la movilidad del cuerpo.

Ilion

El ilion es el hueso más grande de la pelvis. Se localiza en la parte superior de la pelvis y se compone de una porción superior llamada ala y una porción inferior llamada cuerpo. El ala del ilion forma la cresta ilíaca, que es la parte superior y visible de la pelvis. El cuerpo del ilion se articula con el isquion y con el pubis para formar la articulación coxofemoral.

Ilion
Localización Parte superior de la pelvis
Composición Porción superior llamada ala y una porción inferior llamada cuerpo
Partes Forma la cresta ilíaca y se articula con el isquion y el pubis para formar la articulación coxofemoral

Isquion

El isquion se encuentra en la parte inferior y posterior de la pelvis. Se compone de un cuerpo y una rama, que se unen formando la parte inferior del agujero obturador. El cuerpo del isquion se articula con el ilion y con el pubis para formar la articulación coxofemoral. El isquion es importante en el soporte del peso del cuerpo y es el punto de apoyo al sentarse.

Isquion
Localización Parte inferior y posterior de la pelvis
Composición Cuerpo y rama
Partes Se une con el ilion y el pubis para formar la articulación coxofemoral

Pubis

El pubis se encuentra en la parte anterior de la pelvis. Se compone de un cuerpo, una rama superior y una rama inferior. El cuerpo del pubis se articula con el isquion y con el ilion para formar la sínfisis púbica. Las ramas del pubis junto con las ramas del isquion forman el agujero obturador. El pubis es importante en la movilidad de la pelvis y es el punto de apoyo al levantar las piernas.

Pubis
Localización Parte anterior de la pelvis
Composición Cuerpo, rama superior y rama inferior
Partes Se une con el isquion y el ilion para formar la sínfisis púbica y forma el agujero obturador con las ramas del isquion

Sacro

El sacro es un hueso triangular situado entre las dos caderas en la parte posterior de la pelvis. Se compone de cinco vértebras fusionadas. El sacro se articula con el ilion para formar la articulación sacroilíaca. El sacro es importante en la estabilidad de la pelvis y la columna vertebral.

Sacro
Localización Entre las dos caderas en la parte posterior de la pelvis
Composición Cinco vértebras fusionadas
Partes Se articula con el ilion para formar la articulación sacroilíaca

Conclusiones

La pelvis es una estructura ósea importante en nuestro cuerpo que cumple varias funciones esenciales, como proteger los órganos reproductivos, soportar el peso del cuerpo y ayudar en el movimiento. La pelvis se compone de tres huesos principales: el cóccix, el sacro y la pelvis propiamente dicha, que se unen de diferentes maneras para formar tres articulaciones principales. La forma y la disposición de los huesos y las articulaciones son determinantes en la postura y la movilidad del cuerpo. A través de la comprensión de las funciones y la estructura de la pelvis, podemos apreciar la importancia de esta estructura ósea en nuestra salud y nuestro bienestar físico y emocional.

Si desea saber cómo ganar dinero en TikTok, ¡no busque más! Aquí hay algunos consejos útiles para comenzar.

¿Qué es la pelvis?

La pelvis es una estructura ósea ubicada en la zona inferior del tronco del cuerpo humano. Es una estructura en forma de embudo que conecta la columna vertebral con las piernas. Esta estructura cumple funciones importantes como sostener el cuerpo en posición vertical, equilibrar el peso del tronco al caminar y proteger los órganos reproductivos y del sistema urinario.

Tipos de pelvis

Existen cuatro tipos de pelvis: ginecoide, androide, antropoide y platipeloide, cada una con características específicas.

Pelvis Ginecoide

La pelvis ginecoide es la pelvis más común en las mujeres y proporciona un amplio espacio para el parto. Algunas de sus características son:

  • Forma redondeada
  • Abertura pélvica amplia
  • Arco púbico muy amplio
  • El sacro es corto y ancho
  • El angulo subpubiano es muy ancho (mayor de 90 grados)

Por su forma y características, la pelvis ginecoide es ideal para la estadía fetal y el paso del neonato durante el trabajo de parto.

Pelvis Andróide

La pelvis androide es una pelvis masculina, pero también se presenta en mujeres y dificulta el parto vaginal. Algunas de sus características son:

  • Forma de embudo
  • Abertura pélvica estrecha
  • Arco púbico estrecho
  • El sacro es largo y estrecho
  • El angulo subpubiano es muy agudo (menor de 70 grados)

La pelvis androide es común en hombres y mujeres que tienen cuerpo atlético y debilidad en la musculatura de la parte inferior del cuerpo, lo que tiende a dificultar el parto vaginal.

Pelvis Antropoide

La pelvis antropoide es una pelvis en forma de ovoide, similar a la pelvis de los monos. Algunas de sus características son:

  • Forma ovalada o elíptica
  • Abertura pélvica estrecha
  • Arco púbico angosto
  • El sacro es tendiente al largo y estrecho
  • El angulo subpubiano es ancho (entre 80 y 84 grados)

Es común en mujeres con características etnográficas africana y su forma suele ser una limitante para el parto vaginal ya que la presentación fetal suele ser de cara en vez de cabeza.

Pelvis Platipeloide

La pelvis platipeloide es una pelvis que tiene una estructura aplanada y superficial, lo que dificulta el parto por lo reducido del canal óseo. Algunas de sus características son:

  • Forma aplanada
  • Abertura pélvica ovalada
  • Arco púbico estrecho
  • El sacro es tendiente a largo y estrecho
  • El angulo subpubiano es estrecho (menos de 70 grados)

Es más común en hombres y mujeres que han experimentado fracturas en la pelvis y en quienes presentan características físicas especiales.

Partes de la pelvis

La pelvis se divide en cuatro partes: el hueso ilíaco, el sacro, el cóccix y la sínfisis púbica. Cada una de estas partes tiene una función importante y trabajan juntas para sostener y proteger los órganos internos.

Ilion

El hueso ilíaco, también conocido como hueso de la cadera, es la parte más grande del hueso pélvico y está ubicado en el costado del cuerpo. Esta parte de la pelvis se encuentra dividida en dos: la espina ilíaca y la cresta ilíaca. La espina ilíaca, es un punto de referencia importante para el diagnóstico médico y la cresta ilíaca es un punto de inserción muscular importante.

Sacro

El sacro se encuentra ubicado en la parte posterior de la pelvis y se compone de cinco vértebras fusionadas. Esta parte de la pelvis protege órganos importantes como la médula espinal y los nervios sacros.

Cóccix

El cóccix es la parte más inferior de la columna vertebral y se compone de varias vértebras fusionadas. Esta parte de la pelvis tiene varias funciones, incluyendo sostén para los músculos y los órganos rectales.

Sínfisis Púbica

La sínfisis púbica es la unión de los dos huesos púbicos y ayuda a conectar la pelvis con el coxis. Esta parte de la pelvis es importante para proteger los órganos internos y ayuda en la mecánica de la pelvis durante el parto.

Enfermedades y lesiones de la pelvis

La pelvis puede verse afectada por múltiples enfermedades y lesiones, algunas de las más comunes son:

Osteoartritis de cadera

Es una enfermedad que impacta en la articulación de la cadera y puede causar dolor, rigidez y debilidad en la zona. Esta enfermedad suele aparecer con la edad y en personas que han sufrido alguna lesión traumática en la zona pélvica.

Fractura de pelvis

Las fracturas de pelvis suelen estar relacionadas con accidentes de tráfico, caídas y lesiones deportivas. Una fractura de pelvis puede ser muy dolorosa y requerir cirugía o inmovilización para su tratamiento.

Síndrome de la cintilla iliotibial

Es una causa común de dolor de rodilla en corredores y ciclistas. El dolor se produce debido a la inflamación y el roce de la cintilla iliotibial (fascia lata) contra el hueso del muslo, el fémur. Esta lesión puede requerir fisioterapia, estiramientos y descanso.

Desarrollo anormal de la pelvis

El desarrollo anormal de la pelvis puede ocurrir durante la etapa fetal o la infancia, y puede causar una amplia variedad de problemas médicos, incluyendo escoliosis y displasia de cadera.

Conclusión

La pelvis es una estructura ósea de gran importancia en el cuerpo humano. Sus funciones incluyen sostener el cuerpo en posición vertical, equilibrar el peso del tronco al caminar y proteger los órganos reproductivos y del sistema urinario. Existen cuatro tipos de pelvis: ginecoide, androide, antropoide y platipeloide, cada una con características específicas. La pelvis también se compone de cuatro partes: el hueso ilíaco, el sacro, el cóccix y la sínfisis púbica. La pelvis puede verse afectada por múltiples enfermedades y lesiones, por lo que es importante conocer y cuidar esta estructura tan importante para el cuerpo humano.

La comprensión de la biología celular suele ser esencial para entender cómo los sistemas corporales funcionan juntos, incluyendo la true pelvis.

Vídeo Relacionado: ¿Qué es la pelvis?